Archivo por meses: marzo 2017

Lunares: ¿Cuándo debemos estar alerta y qué hacer?

Los lunares son tan comunes que no implica una atención de más, sin embargo, un cambio en su color, forma y otras características, pueden ser señales de lunares malignos que degeneran en enfermedades como el cáncer de piel.

Los lunares son congénitos, es decir, aparecen desde el nacimiento y también se adquieren a lo largo de nuestra vida. Lo normal es que una persona tenga entre 20 y 25 manchas, las cuales no deberían picar o doler.

¿Cómo descartar que un lunar es maligno?

Una forma fácil de identificar los signos de melanoma (cáncer) es recordar las 5 primeras letras del abecedario:

  • A” representa Asimetría. ¿El lunar o laLunares1 mancha tiene  forma irregular con dos partes que se   ven muy diferentes?
  • B” representa Bordes. ¿Los bordes son irregulares o dentados?
  • C” representa Color. ¿El color es disparejo?
  • D” representa Diámetro. ¿El lunar o la mancha es más     grande que una arveja?
  • E” representa Evolución. ¿El lunar o la mancha ha cambiado o evolucionado en las últimas semanas o en los últimos meses?

Si tiene respuesta afirmativa a una o más de estas preguntas es recomendable que visite a un médico especialista para que le realice los exámenes y pruebas pertinentes.

Otras señales de advertencia son:

  • Una llaga que no cicatriza.
  • Enrojecimiento o una nueva inflamación más allá del borde.
  • Cambio en la sensación (comezón, sensibilidad o dolor).
  • Cambio en la superficie de un lunar (descamación, exudación, sangrado, o la apariencia de una protuberancia o nódulo).

Los factores principales que aumentan el riesgo que una persona padezca de cáncer de piel son:

Lunares2

 

También debe considerar que necesita protegerse del sol especialmente si:

  • Ha padecido cáncer de piel.Lunares3
  • Tiene antecedentes familiares de cáncer de piel, especialmente melanoma.
  • Vive o toma vacaciones en lugares de gran altitud (la potencia de los rayos UV aumenta a medida que el nivel de altitud es mayor).
  • Vive o toma vacaciones en climas tropicales o subtropicales.
  • Trabaja en interiores toda la semana y luego recibe una exposición solar intensa durante el fin de semana.
  • Pasa mucho tiempo al aire libre.
  • Toma medicinas que causan que su piel sea más sensible a la luz solar.
  • Ha recibido un trasplante de órgano.
  • Presenta ciertas enfermedades autoinmunes (por ejemplo: Lupus eritematoso sistémico).

¡Cuida tu piel! sobre todo en verano teniendo en cuenta la alta radiación que presentan varias ciudades del país.

  • Aplícate bloqueador solar.
  • Procura no exponerte demasiado al sol entre las 11 de la mañana y las 4 de la tarde.
  • Usa ropa holgada.
  • Acude periódicamente a un especialista para revisar la piel.

RECUERDE… es mejor prevenir antes que lamentar,
acudamos a un médico ante cualquier duda.

Fuente: American Cancer Society

Vital RPP