Archivo por meses: julio 2013

Ley de Seguridad y Salud en el Trabajo

Las oportunidades de las que no se habla

Enormes multas, posibilidad de cárcel, sobrecostos por su implementación e incomodidad por las modificaciones que implica, son algunas ideas asociadas a la nueva Ley de Seguridad y Salud en el Trabajo. Sin embargo, esta Ley tiene una serie de ventajas para todos y postergar su cumplimiento, además de serios problemas, puede hacernos perder uno o más buenos negocios.

Solo para dar una idea hablaremos de dos de las más comunes ventajas asociadas a este tipo de leyes donde ya se han implementado.

Sigue leyendo

Minería, riesgos y seguros

Rentabilidad y gestión de riesgo

La minería más que cualquier otra actividad tiene en la evaluación y administración del riesgo un aliado indiscutible. Una oportuna identificación de los riesgos a los que está expuesto un proyecto minero, su adecuada reducción, control y tercerización, nos evita millonarias pérdidas, por una simple razón: en minería así como se invierten y ganan millones, también se pierden. De ahí que la elección de un socio con experiencia comprobada en gestión del riesgo minero sea fundamental.

Años al servicio de la minería nos han enseñado que los riesgos del negocio minero no siempre están en el yacimiento o sus alrededores y tampoco siempre son evidentes. Como liebres en un campo, pueden saltar en cualquier momento y en el lugar menos esperado.

Si bien en minería tienden a concentrarse en los yacimiento y en sus cercanías, riesgos a cientos o miles de kilómetros de distancia no son muchas veces considerados y pueden llevarse una significativa parte del negocio, cuando se convierten en siniestros.

Una solución para las tres clases de riesgo

Los riesgos operativos son por lo general aquellos sobre los que la empresa tiene el mayor conocimiento y control.  Sin embargo una administración inadecuada de ellos puede hacer que la ausencia de un repuesto convierta un simple hecho, en una tremenda pérdida. Hay muchas empresas mineras que no compran seguros contra este tipo de contingencias.

Los riesgos catastróficos, aquellos sobre los que la empresa no tiene ningún control pueden paralizar por completo una operación. No hay forma de evitar un sismo, una inundación o un alud por lluvias y por más precauciones que se tomen, uno nunca puede estar 100% seguro de que estará a salvo. Es entonces cuando la única manera de protegerse es habiendo diseñado una adecuada compra de seguros, que es  aquella que identificando y evaluando los riesgos, diseña y compra seguros de la manera más eficiente para el negocio.

Finalmente están los llamados riesgos socio políticos, aquellos que nos sorprenden en cualquier momento y lugar y para los cuales debemos comprar seguros, pues absolutamente fuera de nuestro control, pueden detener un proyecto minero en cualquier de sus fases.

De ahí que una adecuada evaluación y gestión de los riesgos pueden hacer una significativa diferencia en la rentabilidad o viabilidad de un proyecto minero. 

Gracias por haber llegado hasta aquí, está cordialmente invitado a reenviar este post a colaboradores y amigos. Para mayor información sobre este y otros temas de administración del riesgo y seguros, no dude en ponerse en Contacto.

 

Trabajo en alturas

Los riesgos ocultos del trabajo en alturas

Considerado como tal todo trabajo que se realiza por sobre los 1.5 metros de altura o aquellos que se realizan a 1.5 metros de profundidad en pozos, excavaciones u otros. La norma varia en centímetros de un país a otro.

Por lo general la mayoría de nosotros tenemos por riesgo y costos de accidentes del trabajo en alturas a los asociados a las curaciones y tratamientos de caídas, pasando peligrosamente por alto, una serie de costos “ocultos” que pueden elevar el costo final de una caída, hasta 50 veces.

El primer grupo lo forman los llamados daños a la propiedad no asegurados. Estos, son solo una parte de los que no vemos y cuestan entre 5 y 50 veces lo que nos cuestan los de tratamientos y curaciones. Por lo que si ya pagamos S/. 10,000.00 por los primeros, estemos listos a pagar como mínimo unos S/. 50,000.00 por estos, que son a saber:

  • Daño a los obra. Los costos de los daños que producen durante la caída o por causa de ésta, en distintas partes de la obra.
  • Daño al equipo y herramientas. Los Los costos de los daños que se producen en equipos y herramientas directa e indirectamente involucrados en la caída.
  • Daño al producto y material. Aquellos costos del daño  en productos o material que se encuentran en la zona del accidente y terminan siendo afectados por simple hecho de estar cerca.
  • Interrupción y retrasos de producción. Son los costos que tendremos que cubrir  producto de los retrasos propios que produce todo accidente de trabajo.
  • Gastos legales. Los honorarios de asesores externos que intervendrán en el proceso.
  • Gastos de equipo y provisiones de emergencia. Aquellos relacionados al costo de reposición de los equipos dañados y las contingencias propias de accidentes.
  • Arriendo de equipos de reemplazo. El costo de lo que haya alquilar en equipos de remplazo.

    El siguiente grupo, llamado los costos misceláneos sin asegurar, fluctúan en valor entre 3 y 5 veces el costo de los de tratamientos y curaciones, por lo que a esta altura del problema si no tenemos los seguros correctos, debemos estar dispuestos a pagar una factura que, en el mejor de los casos puede rondar los S/. 80,000.00.
Estos costos corresponden a:

  •     Tiempo de investigación. Lo que tendremos que pagar al personal encargado del peritaje y vigilancias de nuestros intereses.
  •     Salarios pagados por pérdida de tiempo. Lo sueldos del personal que dejará de trabajar mientras se pare la obra.
  •     Costos de contratar y/o preparar personal de reemplazo. El coste de encontrar y preparar al sustituto del o los accidentados.
  •     Sobre tiempo. El costo relacionado con el valor del retraso.
  •     Tiempo de trámites administrativos propios de las actividades inherentes al hecho.
  •     Menos producción de trabajador lesionado. Perdida por rendimiento del personal accidentado.
  •     Imagen y reputación. Difícilmente cuantificable pero que sin duda perjudica a la empresa por pérdida de prestigio y posibilidades de hacer negocio.

De ahí que una oportuna evaluación de riesgos y el correcto apego a las normas de seguridad y salud en el trabajo, son las mejores herramientas para el manejo de riesgos de trabajo en alturas.

Gracias por haber llegado hasta aquí, está cordialmente invitado a reenviar este post a colaboradores y amigos. Para mayor información sobre este y otros temas de administración del riesgo y seguros, no dude en ponerse en Contacto.